20 febrero 2015

Este Jueves, Relato: Argumentos Oníricos

Propone el Demiurgo de Hurlingham que escojamos de entre sus propuestas la que más nos apetezca para hacer un relato. Yo he escogido la número 13: Una herencia lleva al protagonista a una mansión, donde vivirá. Una herencia maldita porque estará rodeado de seres extraños que obedecerán. Pero serán peligrosos para cualquiera que se acerque. Como parte de una maldición ancestral, no podrá salir, salvo que…

Estaba cansado de todo el viaje en avión y luego un trabajoso traslado hasta el cottage. Así que le pareció la primera buena noticia del día que la verja de entrada se abriese como por arte de magia al paso del vehículo. Sus hermanos le estaban esperando desde por la mañana. Tras los papeleos, todo estaba dispuesto para la apertura del testamento. Llegó a la enorme biblioteca de la casa y apenas conoció a su hermana pequeña, ni a su hermana mayor, ni a la mediana. Habían cambiado mucho, su mirada era torva, urbanita, desconfiada. Sin embargo, lo primero que le dijo la pequeña es que había hablado con los demás y le obedecerían en todo porque siempre les pareció el miembro más lógico de la familia. Con todo, no era eso lo que decían sus miradas. En el aire flotaba ese ambiente secreto y conspiratorio de las grandes ocasiones, todos parecían conocer algo de lo que no podían o no querían hablar.
Esa misma tarde el notario de la localidad abrió y leyó todas las adjudicaciones. En el fondo, ninguno quedó contento, aunque tampoco parecían disgustados.
Fueron los muchos días juntos, los que volvieron opresivo el ambiente. No tenía temas en común con sus hermanos, eran unos perfectos desconocidos. Empezó a desear con todas sus fuerzas salir de allí, con las mismas ganas con que uno, en pleno ataque de pánico, se quiere bajar de un avión. Pero siempre había algo que tiraba de él para atrás, un cuchicheo, una puerta que sonaba a deshoras, silencios a su paso, miradas furtivas.

Con ello, el reloj del salón, empezó a marcar impasible los pasos del destino de aquellos tres extraños que habitaban el cottage. Igual que el abuelo hizo con la abuela cuando, por lo que parece, está descubrió algo, así haría él con sus hermanos. Pero únicamente para escapar de ese lugar. La herencia, la sangre y el mismo cottage, le apretaban la garganta como un mal nudo de corbata. Necesitaba salir, aunque para ello tuviera que dar cuenta con la maldita tradición de su familia…

Más relatos donde El Demiurgo

8 comentarios:

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Hay tradiciones que es mejor no seguir, además de problemáticas, pueden ser muy sangrientas
=)

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

No sé lo que se insinúa, pero no parece bueno para el protagonista.

G a b y* dijo...

Has creado un ambiente realmente opresivo, esos lazos familiares que no terminan de afianzarse, y encima, una tradición familiar que imagino, debe de arrastrar algo bastante siniestro... Queda la intriga, pero mi imaginación se apura a acomodar un final sangriento. Estaré en lo cierto?
Besos!
Gaby*

Loquita Diplomada dijo...

Un relato bastante inquietante, más que su final no se define, pero se insinúa...
Me ha gustado!
Un beso!

Carmen Andújar dijo...

Muy turvador tu relato. Esa tradición, mejor no seguirla.
Un anrazo

Charo dijo...

Has creado un ambiente opresivo e inquietante aunque nos dejas con la duda del final que sin embargo intuimos que será algo malo, muy malo para los hermanos del protagonista, cuando descubran lo que en su día descubrió la abuela....y cómo acabó la abuela???

Pepe dijo...

Inquietante desarrollo de una hist, oria con un todavía más inquietante final. ¿Qué misterio encierran esas paredes? ¿Qué descubrió la abuela y qué precio pagó por ello? ¿Qué sucederá con sus hermanos?. Demasiadas interrogantes como para no tener el ánimo soliviantado con tu historia. Magnífico desarrollo para la propuesta del Demiurgo.
Un abrazo.

San dijo...

Max todo una incognita, pregunta sin respuestas, tocando temas que mejor obviar. Buen texto para la propuesta del Demiurgo.
Un abrazo.